Tarta de Ricotta

Debo reconocer que esta tarta la descubrí gracias a Pato, yo pensaba que la ricotta no me gustaba, pero lo único que no me gusta son los ravioles de ricotta. Le gusta la de La Americana, pizzería sobre Callao cerca del Congreso, en Buenos Aires. Entonces me puse a experimentar con algunas recetas y la verdad que no hay nada que envidiar, más viviendo a 1.600 km de distancia. Vamos por esa receta!

¿Qué necesito? Esta receta es para un molde de 21 cm de diámetro y 6 cm, recomiendo duplicar la receta y hacerlo en uno más grande porque es muy muy muy rica.

Para la masa (esta masa sirve MUY BIEN para hacer galletitas con forma para los peques y no tan peques):

  • 200 gr de harina 000
  • 100 gr manteca sin sal
  • 75 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 chorrito de esencia o extracto de vainilla
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Un bowl mediano
  • Batidora eléctrica o batidor de alambre
  • Cuchara o espátula dura

Para el relleno:

  • 300 gr de ricotta
  • 100 gr de queso crema
  • 75 gr de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Colador de alambre
  • Cuchara

Preparación: Primero lo primero, es muy importante tener todos los ingredientes ya pesados y a mano. La masa lleva tiempo de reposo, por lo cual la podes hacer con anticipación, incluso duplicar o triplicar la masa y hacer galletitas u otra cosa. Dura 3 días en la heladera y 3 meses en el freezer.

La masa. En un bowl batimos azúcar y manteca hasta blanquear. Agregamos huevo, ralladura de limón y vainilla. Mezclamos bien. Ahora nos olvidamos de la batidora, coloco la harina y el polvo de hornear y empiezo a juntar todo, no amasamos. Queremos que todo se una, pero NO queremos una masa elástica. Una vez que todo se unió, damos forma medio chata (así se enfría más rápido), envolvemos en papel film, o una bolsa o algo para que no se seque y mandamos a la heladera por una hora.

El relleno. Acá lo mismo que con la masa, tengamos todo medido y pesado antes de empezar. Con el colador tamizamos la ricotta con el queso crema y después agregamos azúcar, ralladura de limón y las claras.

El armado. PRENDEMOS EL HORNOOOOOO!!! A 170 GRADOS CELSIUS (AL MÍNIMO). Dividimos la masa en 2/3 y 1/3. Estiramos ambas partes. La más grande la usamos para forrar el molde (no es necesario poner nada extra por la cantidad de manteca que tiene la masa). Ponemos el relleno que queda semilíquido y tapamos con el resto de la masa. Recortamos un poco los bordes y al horno! Cocinamos por unos 40 minutos, va a depender mucho del horno, pero lo mejor es estar atentos y ver que llegue a un dorado intenso.

Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos. Si se van a hacer gran panzada de tarta de ricota, recomiendo espolvorearla con azúcar impalpable antes de comerla. Si por el contrario, van a consumir de a poco, recomiendo poner azúcar impalpable a cada porción individual, como es el siguiente caso:

A disfrutar!